PROYECTOS


La planificación de un proyecto de desarrollo, o cualquier otro tipo de intervención al desarrollo por parte de PEDH, comienza con el análisis de una situación de riesgo. El propósito es identificar las necesidades, intereses, prioridades y recursos de los depositarios*, desde el contacto con los gobiernos o instituciones hasta llegar a los beneficiarios, evaluando, al mismo tiempo, las diferentes posibilidades para mejorar la situación.

1. El proceso de identificación empieza con el dialogo entre PEDH y los interesados: llevando a cabo un estudio exhaustivo, en general y del sector especifico, de los antecedentes objetivos y la identificación de los depositarios*, realizando una exposición de todos los problemas. Es en este momento cuando nuestros análisis proceden a una valoración más detallada de los objetivos y del resto de los propósitos del proyecto.

2. Se buscan estrategias alternativas que son evaluadas a la luz de las políticas de desarrollo internacional y la sostenibilidad del impacto en el desarrollo. Se identifica asimismo la posible necesidad de ulteriores estudios más detallados.

3. El análisis final saca a la luz las diferentes opiniones y puntos de vista de los interesados. Es un ejercicio llevado a cabo en conjunto con los representantes de los depositarios clave.

ciclo proyecto

4. Si el proyecto es aprobado, entonces los propios donantes establecerán los mecanismos para la firma del convenio entre las partes (entre el donante y la entidad internacional, y entre ésta y nuestra organización local) para el traslado de fondos, los protocolos de funcionamiento, así como los mecanismos y formatos de entrega de informes de actividades y legalización del gasto.

Una vez contamos con los recursos ¿Qué hacemos?
Reprogramamos la ejecución de las actividades y revisamos el cronograma. Desde que el proyecto se formula, se envía a la valoración del financiador y se reciben los primeros fondos, ha podido pasar entre 3 meses y 1 año de tiempo.

5. La implementación es la etapa de realización del proyecto. A nivel temporal, se refiere al “durante” de la intervención, y abarca desde que el proyecto es aprobado, hasta el último día de la ejecución de las actividades y el cierre del presupuesto. Podría considerarse la fase de mayor importancia dentro de todo el ciclo de gestión, dado que es la que tiene la vinculación directa con toda la población beneficiaria e involucrada directa e indirectamente. En esta etapa de implementación nos encontramos con dos grandes momentos: la ejecución y el seguimiento.

a) La ejecución del proyecto responde a la realización de las actividades que estaban previstas en la planificación, y a la ejecución del presupuesto según está aprobado.

b) El seguimiento o monitoreo busca realizar el acompañamiento a la acción que se está desarrollando. Es un proceso esencialmente interno a la ejecución del programa que permite descubrir las anomalías que surgen durante la ejecución y tomar medidas para corregirlas.Es una revisión permanente entre lo que está ocurriendo en el desarrollo del proyecto, en comparación a lo que se había previsto.

c) Y cuando finaliza el proyecto… evaluamos para aprender
La evaluación ex post y el seguimiento son dos procesos que comparten herramientas y metodologías, pero los enfoques y objetivos son distintos. La evaluación, a diferencia del seguimiento, se entiende, en el marco del ciclo del proyecto, como una etapa final o posterior (evaluación ex post) que pretende revisar la intervención desde su totalidad y con miras a encontrar aprendizajes para futuros proyectos.

 

* Depositarios: Grupos de personas, organizaciones, e instituciones que tienen un papel o un interés directo o indirecto en el proyecto, o que afectan o se ven afectados por el mismo.